Descripción

El siguiente comunicado fue enviado desde nuestra fundación a todos los rectores de colegios a los que prestamos servicios:

Señor(a) rector(a):
El terremoto de 7, 8 magnitud en la Escala de Richter, ocurrido en Ecuador el pasado 17 de abril, más allá de que represente o no un peligro real para otros territorios, constituye, por el impacto mediático que ha generado, una oportunidad para que en Colombia se promuevan con mayor brío que en ocasiones anteriores medidas para la disminución de daños en estas situaciones.
Como señala Camilo Cárdenas Giraldo, otrora director de la Oficina del Sistema Para la Prevención y atención de Desastres, en un artículo del 2007 para el diario El Tiempo titulado “¿Qué día ocurrirá el próximo terremoto en Bogotá?”, el 80% de los colombianos viven en terrenos con amenaza de terremotos de nivel medio o alto. El alto riesgo sísmico del país se debe a su ubicación en el Cinturón de fuego del Pacífico, epicentro del 90% de temblores. Sumado a lo anterior, es pertinente agregar que en su historia, el país ha contado, por lo menos, 72 sismos registrados a lo largo de varios de sus territorios. Este dato resulta particularmente relevante si se tiene en cuenta que en el ámbito de la sismología se ha dicho repetidamente que existe probabilidad de que en un lugar donde ya ha ocurrido un sismo vuelva a ocurrir otro.
Tan solo Bogotá, la capital, tiene un riesgo de nivel medio. Sin embargo, los daños pueden ser mayores a los que corresponden un sismo de ese nivel debido a factores como su proximidad a la Cordillera Central, los sistemas de fallos de Algeciras y de Salinas, y de El fallo de la Cajita, el hecho de tener un suelo lacustre (que implica un suelo vibrátil, que amplifica las ondas sísmicas), y de tener un alto índice informalidad en términos de control de la sismorresistencia de sus edificaciones.
Ante este panorama, es preciso que los entes pertinentes asuman la responsabilidad de informar y preparar a la población para el momento en que suceda un terremoto. Por esta razón, desde La fundación Proservanda, motivados por nuestra razón institucional, hacemos explícita nuestra disponibilidad para capacitar Brigadas para la Evacuación de las diferentes instituciones educativas del país.